Buscar...

Audios

 
Regresan a casa diez menores; estaban bajo tutela pública.
 
Los menores permanecieron en el albergue "Granja Hogar" retirados de sus padres por omisión de cuidados o maltrato 
 
Karen Cano - El Diario Martes 15 de diciembre de 2009

“Vi a mi papá”, gritó emocionado Christian, de 4 años de edad, causando así las lágrimas de su abuela, Amalia, de su madre Verónica Reyes y la efusividad de su padre Eduardo López, quien corrió a cargar a su hijo que ya lo esperaba con los brazos abiertos a la puerta de la Granja Hogar del DIF.

 
El pequeño y su hermanito Nahúm, de 11 meses de nacido, fueron reintegrados a su familia después de tres meses de vivir bajo la tutela pública.
 
Su regreso al hogar se dio a conocer ayer en una ceremonia realizada por la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia en las instalaciones del  albergue “Granja Hogar”, donde al igual que Christian y Nahúm otros 10 menores de edad fueron devueltos a sus padres.
 
María Otilia Hefter, directora del DIF municipal, indicó que entre las razones de las autoridades para retirar a los niños de sus padres está, en primer lugar la omisión de cuidados y seguida se ubica el maltrato infantil.
 
Aseguró que en las familias, de la gran mayoría de los niños que quedan bajo tutela pública, está presente de una u otra forma la fármacodependencia y añadió que este es un problema muy serio que no sólo destruye al adicto sino a todo su entorno social.
 
Una muestra de este hecho es el caso del más pequeño de los menores entregados ayer,  José Luis, de apenas tres meses de edad, quien le fue retirado a su mamá debido que enfrenta un grave problema de drogadicción, explicó Elvira, familiar del pequeño.
 
Dijo que ante esa situación, los tíos abuelos del infante se dieron a la tarea de recuperarlo, a como diera lugar, para que más adelante ella pueda adoptarlo y llevárselo a vivir a El Paso.
 
El bebé presenta una hernia inguinal por lo cual será intervenido quirúrgicamente ahora, pese a esto, Elvira dice desconocer el paradero de su prima.
 
Otro ejemplo, es el caso de Ángel Obed, de 5 años de edad; Ezequiel, de 7 años, y Alicia, de 3 años, quienes fueron retirados, por omisión de cuidados y maltrato, a su padre Luis Raúl, quien enfrentaba un fuerte problema por el consumo de alcohol.
 
Sin embargo, la separación de sus hijos logró que el padre de familia dejara de tomar y se sometiera a un proceso de rehabilitación, contó su hermana Idaly, quien se hará cargo de los tres pequeños.
 
Después de un mes de vivir lejos de su hogar, los infantes fueron recibidos entre besos y abrazos de su padre y de su tía.
 
La directora puntualizó que la denuncia es muy importante ya que es la única manera de corregir ese tipo de circunstancias familiares.
 
Para aquellas personas que desean recuperar a sus hijos es necesario que vayan a escuelas para padres, a cursos de superación personal y de esta manera pueden estar en actitud de recibirlos de vuelta, informó Claudia Sierra, procuradora auxiliar de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia en la ciudad.
 
“Hay personas que se les manda a rehabilitación si consumen drogas, nuestra intención es trabajar con ellos sin juzgarlos, y que de esta manera se pueda lograr el objetivo de una reintegración familiar”, añadió.
 
Los padres recibieron ayer a sus hijos con su resumen médico, con su estado conductual en el que se especifica un horario de actividades diarias del menor, la cartilla de vacunación y las pertenencias que llevaban consigo al llegar al lugar, señaló.
 
Desde las 10:00 horas abuelos paternos, maternos, tíos, tíos abuelos y padres de familia esperaban ansiosos el momento en el que se reencontrarían con sus pequeños, entre tanto Claudia Sierra los tranquilizaba diciéndoles que los más chicos que se encontraban ahí mismo en “Granja Hogar” no tardaban en llegar al salón, pero que los más grandes durarían un poco más ya que pertenecían a otros albergues.
 
Esto provocó la angustia de algunas madres, como Margarita Vázquez, quien no escuchó esas indicaciones y no ver a su hijo entre los pequeños se echó a llorar creyendo que ya no le iban a entregar a su pequeño Fidel, de 7 años de edad, quien le fue retirado por omisión de cuidados y exposición de integridad. Momentos después el niño le fue regresado y los dos se retiraron más tranquilos.

 

 

Fundación en Pantalla Contra la Violencia Infantil - FUPAVI.